Afirmaciones falsas sobre las inundaciones

• Miércoles, 3 de Marzo de 2010

En relación con las inundaciones que hemos sufrido estos últimos días en la provincia de Ciudad Real, varios medios de comunicación se han hecho eco de una serie de afirmaciones falsas.

Concretamente, me refiero a las denuncias de algún político y alguna asociación de agricultores, en el sentido de que los daños ocasionados por las inundaciones son responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, por no haberse realizado el trabajo de “limpieza de cauces”.

Muy al contrario de lo afirmado por las fuentes arriba mencionadas, los cursos fluviales de la provincia de Ciudad Real, como casi todos los españoles, sufren periódicamente las mal llamadas “limpiezas de cauces”. Este término es un eufemismo que se adopta para no precisar que estas obras consisten en canalizaciones, rectificaciones y dragado de los cursos fluviales. Pues bien, todos los cursos fluviales de la provincia de Ciudad Real están canalizados, rectificados y dragados. Resulta extremadamente difícil encontrar algún tramo fluvial, por corto que sea, que no lo esté, exceptuando algunos que por su inaccesibilidad o sustrato rocoso imposibilitan este tipo de obras.

Por otro lado, estas “limpiezas de cauces” no sirven para combatir las inundaciones. En su lugar, lo agravan, por varias razones:

  • En el mejor de los casos, lo único que se consigue es trasladar el problema a algún tramo situado aguas abajo.
  • En la mayor parte de los casos, las “limpiezas de cauces” agravan el problema de las inundaciones, porque impiden la amortiguación de crecidas propia de los sistemas fluviales. En efecto, los canales casi rectilíneos en que se convierte a los ríos que han sufrido una “limpieza de cauce” aumentan la velocidad a la que circula el agua, aumentando también su potencial erosivo. Un sistema fluvial sano está compuesto por el cauce, la ribera y la vega o llanura de inundación, que son capaces de albergar secuencialmente cualquier crecida fluvial, disminuyendo la velocidad del agua, favoreciendo que el agua se infiltre y recargue los acuíferos, y dando lugar a procesos y comunidades de organismos de interés económico y ecológico.
  • Cuando, como es el caso en toda España, las “limpiezas de cauces” se generalizan a toda una cuenca hidrográfica, el problema se agrava aún más. Así, sistemas fluviales diversos, con variada capacidad de respuesta a un episodio de fuertes lluvias, responden de una manera desincronizada, cada uno por su lado, en cuanto al volumen de agua que corre por sus cauces. Esto es bueno, porque las crecidas de las distintas subcuencas no coinciden en el tiempo. Sin embargo, si todos los ríos están canalizados, el agua corre a velocidad similar por todos los cauces y termina agolpándose más fácilmente.

Afortunadamente, ya nadie discute la naturalidad de episodios de lluvias como el que acabamos de sufrir en Ciudad Real. Episodios de inundaciones como el actual no son eventos meteorológicos extraordinarios, sino características típicas, pero poco frecuentes, de nuestro clima mediterráneo. Las crecidas de los ríos que tienen lugar como consecuencia de los mismos desempeñan importantes funciones, como la fertilización de los suelos de las vegas y llanuras de inundación fluvial, que son beneficiosas para la agricultura, la ganadería y los ecosistemas ribereños. Por ello, resulta paradójico que una asociación de agricultores mencione las pérdidas por inundaciones.

La planificación agraria de los terrenos de vega y llanura de inundación debe contemplar explícitamente la posibilidad de inundaciones, con sus pros y sus contras, y esta posibilidad debe estar correctamente reflejada en el seguro agrario. En algunos casos, deberá evitarse el cultivo de los terrenos más frecuentemente inundables o donde los daños superan a los beneficios.

A escala de las cuencas hidrográficas, debe recuperarse el espacio de libertad fluvial propio de cada sistema fluvial, eliminando progresiva y selectivamente los tramos canalizados.

La verdadera limpieza de cauces a la que debemos enfrentarnos consiste en reducir los vertidos de aguas residuales más o menos depuradas, los vertidos incontrolados, los aportes difusos procedentes de la fertilización excesiva de los campos de labor y de la aplicación desordenada de pesticidas. En reclamar esta limpieza de cauces coincido con los políticos y asociaciones agrarias denunciantes.

CENTRO IBÉRICO DE RESTAURACIÓN FLUVIAL
Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio
C/ Pedro Cerbuna, s/n • Universidad de Zaragoza • 50009 Zaragoza
Web: www.cirefluvial.com • Correo electrónico:
Copyright 2022 © Centro Ibérico de Restauración Fluvial  •  CIF: G85631729
Desarrollo web: Sergiodelgado.net